El típico -pero penoso- camino del trader – Pt. 2

by Omar

El típico -pero penoso- camino del trader

Llevo algún tiempo entrenando personas en las habilidades necesarias para operar divisas y mucho más tiempo entrenándolos en otras diversas áreas del comportamiento humano. A partir de esta experiencia, y considerando lo que en la primera parte de este tema exploré, voy a explicarte en este artículo lo que para mí son las 4 fases que típicamente los traders atraviesan antes de adquirir verdadera consistencia e independencia.

Mi intención es ofrecerte un mapa en el que puedas ubicarte y, con suerte, poder ahorrarte varias penas y caídas que a mí me hubiera gustado evitar.

Muchos traders que he conocido comienzan a interesarse en el trading porque han sabido de los grandes beneficios de este negocio o incluso conocido personas que tienen éxito en los mercados financieros y, obviamente, quisieran ser capaces de lograr lo mismo.

Todas las fases están sustentadas en un razonamiento de este estilo: “Debe haber un secreto que los que son exitosos conocen para obtener ganancias; si encuentro ese secreto, yo también obtendré ganancias.”

Así, se embarcan en la odisea de encontrar el escurridizo secreto del éxito financiero.

*** ADVERTENCIA: Las opiniones que expreso pueden no ser aptas para todo público, particularmente para personas con susceptibilidad vulnerable y para los que sufren de pereza mental crónica. Si eres un trader que consistentemente pierde dinero y estás seguro que tú no eres responsable de tus pérdidas, no leas. Quiero evitarte desde aquí un disgusto innecesario porque te podrías sentir responsable de tus resultados y no te va a gustar la idea. Bajo aviso, no hay engaño. ***

Fase 1: El rascador de ombligo

Muchos inician aquí. Lejos de considerar aprender a operar los mercados financieros, prefieren que alguien más se haga cargo de eso. “¿Para qué molestarse?”, probablemente piensen. Se enteran de que hay un “money manager” que supuestamente obtiene cuantiosas ganancias invirtiendo en la bolsa, en el mercado de divisas, en los futuros y, sin tener un ápice de conocimiento de estos negocios, le confían su dinero abierta e ingenuamente.

Así comienzan los grandes fraudes, tan comunes en todo el mundo: los delincuentes saben del hambre de riqueza combinada con la profunda estupidez de mucha gente; les ofrecen rendimientos completamente ridículos pero que cumplen con el criterio de esta fase: parece magia. En dos meses, el ingenuo inversionista va a duplicar su dinero sin haber movido un dedo y, en cuestión de un año, va a poder retirarse. Todo a partir de una inversión nimia.

Por supuesto, para que la estafa funcione, bastará con entregar un estado de cuenta falso y alguna evidencia de que el dinero ciertamente se está duplicando mágicamente. El ingenuo “inversionista” le dirá a sus familiares y amigos que ha encontrado la piedra filosofal, la que convierte el plomo en oro, y le traerá nuevos “clientes” al “money manager” para que también les eche sus polvos mágicos y los convierta en millonarios en unos meses.

La “magia” termina cuando las decenas (o cientos o miles) de “inversionistas” ven en su estado de cuenta que el dinero que han acumulado ya les alcanza para comprar un nuevo auto, una nueva casa o un nuevo viaje vacacional. Desean retirar su cuantiosa fortuna y el “money manager” ya ha desaparecido.

El mandamiento de éstos puede resumirse así: “podría trabajar para ganar dinero… pero es mejor rascarme el ombligo y esperar a que el milagro ocurra.

¿Cómo superar esta fase?

Es sencillísimo:

  • Si no comprendes perfectamente cómo funciona un mercado financiero, no arriesgues ni 4 centavos.
  • Si no tienes control completo de tu dinero, no inviertas ni 4 centavos.
  • Si le tienes que dar tu dinero a una persona para que te convierta en millonario, no le des ni 4 centavos.

En otras palabras:

  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que entender perfectamente cómo vas ganar ese dinero.
  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que tener completo control de tu dinero invertido.

¿Demasiado simple? Díselo a los millones que han sido estafados y a los que están estafando en este instante.

Corolario: La ignorancia cuesta. A veces demasiado.

Fase 2: El mono de circo

Algunos otros traders comienzan su búsqueda por aquí. Son desconfiados por naturaleza o ya saben que necesitan tener cierto control sobre su dinero como para entregárselo a un desconocido. Sin embargo, no necesariamente quieren salir de la ignorancia; lo que quieren es que alguien les diga qué hacer con su dinero: “Dime qué hacer y lo haré sin cuestionarlo” es su mantra.

En este sentido, no desarrollan mayores habilidades que las que tiene un mono de circo: piensan que van a generar ganancias descomunales únicamente repitiendo lo que alguien (o algo) más hace.

En términos generales, piensan que encontrar el secreto de las inversiones consiste en repetir: si Kiyosaki hizo su fortuna comprando bienes raíces, entonces hay que comprar bienes raíces; si Buffet hizo su fortuna en los mercados bursátiles, entonces hay que invertir en estos mercados; si Slim lo hace comprando empresas, entonces hay que comprar empresas.

En el mercado de divisas (y, en general, en los mercados especulativos) hay toda una industria que se aprovecha de los monos de circo: los sistemas de señales.

Alguien o algo (puede ser una persona o simplemente un código de programación) genera niveles: entradas, stops y targets, siguiendo supuestamente un método del que no se sabe nada realmente. Entonces, el mono solamente copia esos niveles y los pega en su plataforma, con la muy ingenua esperanza de que eso lo convierta en millonario.

La oferta es muy atractiva: aquí sí hay que mover algunos dedos y usar un par de neuronas para copiar los valores generados pero tampoco requiere de una gran inteligencia. El trader no sabe por qué esos niveles, de dónde salieron, qué expectativa tiene el supuesto sistema, cuál es el perfil de riesgo, cómo cortar las pérdidas, cómo maximizar ganancias, cómo calcular el tamaño de la posición… y tampoco es que le interese, por supuesto. Lo único que le importa es tener los niveles mágicos en el momento preciso.

En esta fase, el trader todavía no comprende el funcionamiento del mercado y, aunque es él el que ejecuta las posiciones, no sabe ni siquiera por qué lo está haciendo. Muchos traders que se quieren quedar en esta fase, se esconden tras la racionalización de que “repitiendo se aprende”. Es falso: si no comprendes lo que repites, no aprendes nada más de lo que aprende un mono de circo que hace trucos para divertir a la gente.

El mandamiento de éstos puede resumirse así: “si me dices exactamente qué hacer para que yo gane dinero, así lo haré.”

¿Cómo superar esta fase?

Más simple no se puede:

  • Si no comprendes perfectamente cómo funciona un mercado financiero, no arriesgues ni 4 centavos.
  • Si no comprendes perfectamente el método de trading que genera esas señales, no inviertas ni 4 centavos.
  • Si piensas que lo único que se necesita para ganar dinero del mercado son entradas, stops y targets, no arriesgues ni 4 centavos.
  • Si vas a necesitar perpetuamente que alguien te diga qué hacer con tu dinero, no arriesgues ni 4 centavos.

En otras palabras:

  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que entender perfectamente cómo vas ganar ese dinero.
  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que comprender perfectamente la lógica y los razonamientos detrás de cualquier señal.
  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que entender que el manejo del riesgo y de las ganancias y el control de ti mismo es mucho más importante que los niveles de una posición.
  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que hacerte a la idea de que tendrás que aprender a hacerlo por ti mismo.

¿Demasiado simple? Díselo a los miles que siguen comprando sistemas de señales buscando el que sí genere algo de dinero.

Corolario: Ser mono de circo no es despreciable en lo absoluto. Es sólo que su lugar está en el circo, no en los mercados financieros.

Fase 3: El cocinero

Ya sea que comiencen en la fase 1 o 2, la mayoría de los que sobreviven llegan a esta fase 3: la búsqueda del método.

Algunos traders, de hecho, comienzan a tener algunos éxitos aquí. Encuentran un método que afortunadamente se adapta a su personalidad, estilo y objetivos y son capaces de seguirlo al pie de la letra.

Sin embargo, muchos otros siguen perdiendo dinero. Yo veo principalmente dos razones:

La primera y más importante es que no están preparados mentalmente para ejecutar un método: Ya sea que no tengan la disciplina suficiente, ya sea que no puedan aceptar las pérdidas que todos los métodos generan, ya sea que no tengan o sepan realizar un plan de trading, ya sea que no sepan optimizar un método existente para adaptarse a lo que ellos esperan obtener.

El caso típico es el del trader que prueba el método A durante unos cuantos días, se da cuenta que no obtiene ganancias cuantiosas y soprendentes y rápidamente se va a probar el método B, con el que se repetirá la historia. Este tipo de traders desconocen por completo la naturaleza de este tipo de negocios en los que las pérdidas son sencillamente inevitables.

La segunda y no menos importante es que un método no necesariamente incluye todos los componentes para poder hacerlo redituable. Queda muy claro que un método debe incluir el setup de entrada… pero no necesariamente incluye los criterios de salida (tanto en términos de pérdidas como de ganancias), los elementos de un excelente sistema de manejo del riesgo y los criterios de evaluación.

A lo que me refiero aquí es que prácticamente cualquier método puede ser redituable siempre y cuando el trader pueda incluir todos los demás aspectos esenciales del trading que normalmente no están incluidos en los métodos que puede aprender.

Sólo para el récord: estadísticamente, elegir entradas aleatorias, completamente arbitrarias, puede ser un método de trading y, a través de los otros componentes vitales de un plan de trading, hacerlo rentable en el largo plazo. Pudiera parecer difícil de creer pero sí es estadísticamente posible.

Piensa en un cocinero: muchos necesitan una receta muy precisa para preparar un platillo. Son buenos para seguir instrucciones y probablemente obtengan el resultado esperado. Sin embargo, esto no es una garantía. No todos los cocineros tienen buen sazón ni la iniciativa y/o conocimientos para ajustar la receta a sus propios gustos.

Como vimos, para poder entrar a esta fase aún es necesario que el trader acepte que debe tomar sus decisiones de trading. Obviamente, prosperan los que toman buenas decisiones y aceptan la responsabilidad de las mismas y fracasan los que están acostumbrados a tomar malas decisiones y culpan al método de sus pérdidas. No necesariamente comprenden el funcionamiento de todos los rubros del mercado, pero al menos ya están dispuestos a aprender algo.

El mandamiento de éstos puede resumirse así: “Yo lo hago, quiero aprender. Solamente dame la receta.

¿Cómo superar esta fase?

  • Si no comprendes todos los aspectos esenciales del funcionamiento de un mercado financiero y de su operación, no arriesgues ni 4 centavos.
  • Si piensas que el método de trading es el gran secreto del éxito financiero, no inviertas ni 4 centavos.
  • Si piensas que seguir un método es lo mismo que tener y seguir un plan de trading, no arriesgues ni 4 centavos.
  • Si ya probaste 5 métodos y sigues pensando que no has encontrado el correcto, no arriesgues 4 centavos más.

En otras palabras:

  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que comprender los distintos rubros del funcionamiento y operación de dicho mercado.
  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que tener uno o varios métodos pero optimizados a partir de tus requerimientos específicos.
  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que tener un sistema de trading preciso y que abarque todo lo que el trading involucra, no solamente las entradas.
  • Si quieres ganar dinero del mercado de divisas, tienes que estar preparado para enfrentar las pérdidas ineludibles y para tener la disciplina y paciencia necesaria para obtener los resultados plenos a través del tiempo.

¿Demasiado simple? No, no lo es realmente. Requiere de mucho tiempo y de preparación mental.

Corolario: La receta es sólo la primera parte de una rica comida; la otra parte la pone el cocinero que lleva a cabo la receta. Aquí es en donde se diferencia el chef del resto.

Fase 4: El boxeador

En todo este tiempo que llevo operando divisas, he conocido solamente unos cuantos que están aquí. Como verás, los requerimientos no son naturalmente accesibles para los que se han quedado atorados en cualquiera de las tres fases anteriores.

Para mí, entrar a esta fase significa que ya aceptaste (por mucho que duela) que las pérdidas son inherentes a este negocio y que el secreto no está en no perder, sino en saber cuánto perder, cuándo perder y en qué proporción relativa a las ganancias.

Piensa en un boxeador: sabe que le van a pegar, tarde o temprano, de alguna o de otra manera. Sería muy ingenuo pensar que el rival no atinará a pegarle al menos una vez. Entonces, la clave no está en que no le peguen; la clave está en saber defenderse y nunca bajar la guardia, en resistir lo que venga, en pegar más y mejor que el otro. Para eso entrena justamente. Además, cuando está en el ring, solamente es él contra el rival; ni el entrenador, ni el público, ni el gimnasio, ni el premio pueden pelear por él.

Además, para poder estar en este nivel de desarrollo, el trader ya sabe dónde buscar el gran secreto del éxito en los mercados. Lo que busca no está afuera: no está en el mercado, en el broker, en el gurú, en el método, en las entradas… El secreto del trading está dentro del trader. El trader mismo es lo que hace la diferencia.

Nota que las tres fases anteriores tienen el foco puesto afuera del trader: la culpa la tiene el que maneja el dinero, el que manda las señales, el que enseña el método. Un trader exitoso lo es porque es independiente, con todo lo que esta palabra significa.

Por eso, ya sabe que, además del conocimiento profundo del funcionamiento del mercado, su preparación mental es lo más importante que debe desarrollar para poder aplicar cualquier método, para poder operar cualquier mercado, para poder operar bajo cualquier condición. Y sabe muy bien qué hacer. Para eso entrena justamente: para tener pleno control sobre sí mismo.

El mandamiento de éstos puede resumirse así:

Yo soy responsable de mis resultados; por eso, yo soy el único que puede cambiarlos y en mí está el sistema perfecto para que yo pueda generar dinero del mercado.

No importa en cuál de las etapas te ubicas en este momento. Lo que importa es que determines qué tienes que hacer para seguir avanzando.

Saludos,
Omar.

PD. Si te agradó este artículo o tuvieras alguna duda, déjame tu comentario. Será un gusto saber de ti

{ 14 comments… read them below or add one }

angel

SALUDOS:SIERTO OMAR YO ATRABESE PORLAS PRIMERAS 3ETAPAS,YME CONSIDERO UN BOXEADOR SIGO EDUCANDOME ENTODOS LOS ASPECTOS LOSIERTO ES QUE TOMA TIENPO??
ESPERO ESTAR PRONTO EN FOREXIQ….

Reply

Omar

Excelente, Ángel. Toma tiempo, en algunos casos mucho, en algunos casos poco. Considerando que se trata del principio de la libertad financiera, el tiempo es la mejor inversión que podemos hacer. ¡Éxito!

Reply

sergio

Pocas palabras y muchas enseñanzas, muy pero muy concreto. El que no aprende contigo es realmente por que no quiere. saludos

Reply

Omar

Muchas gracias, Sergio. Gente como tú siempre es una motivación extra para enseñar más y mejor. ¡Un abrazo!

Reply

Hollman

Totalmente deacuerdo.

Reply

Omar

Gracias por leer, Hollman. ¡Saludos!

Reply

Edgar Humberto Vacca Avila

Mensaje directo y contundente. Una forma muy clara, ilustrativa y amena de mostrar el camino que constituye la ruta a seguir hasta llegar y lo más importante permanecer en la fase 4.

Reply

Omar

Muchas gracias por leer, Edgar, y por tus amables comentarios. Ésa era la intención: mostrar de un modo ameno, quizás divertido, lo que probablemente algunos de los lectores están viviendo en su trading, de modo que tengan un mapa más o menos preciso de qué esperar para obtener el éxito esperado. ¡Mucho éxito!

Reply

Tono

Hola Omar, motivadoras tus enseñanzas como siempre creo que esto es lo que le da el “plus” a tu programa en comparacion con otros. (es el valor agregado). En lo personal espero subirme al ring a mediados de año. Saludos!

Reply

Omar

¡Excelente, Tono! Lo mejor de este ring es que suena la campana cada que cierras una posición… pero vuelve a sonar para abrir una nueva oportunidad. 😀

Reply

Alvaro

Omar, felicidades, quisiera tener ya la habilidad para entrar en el forex, pero me siento fuera de trenamiento, que me aconsejas para perder esta inseguridad?, donde debo comenzar a perderla.
Saludos
alvaro.

Reply

Omar

Gracias por leer, Álvaro.
Yo creo que la inseguridad desaparece en el momento en el que construyes un plan de trading preciso que te diga qué hacer bajo cualquier circunstancia que te presente el mercado. Para muchas personas, el simple hecho de tener un sistema de trading es más que suficiente para adquirir seguridad al momento de operar. La otra parte es la adquisición de la experiencia, como ocurre con cualquier otra actividad nueva. ¡Te deseo suerte!

Reply

Daniel

Bueno creo que estoy boxeando, eso de por sì fue una larga preparacion y creeme mucha paciencia.

Saludos y excelente articulo.

Reply

Omar

Gracias por leer, Daniel.
Yo sé bien sobre tu preparación y sé también de tu disciplina para seguir con ella. Eres uno de esos ejemplos -desafortunadamente raros- de lo que el compromiso y la paciencia pueden generar… ¡Las recompensas apenas comienzan!

Reply

Leave a Comment