Mi plan detallado para la próxima semana… ¡en Disneyland! (Una gran metáfora)

by Omar

Mi plan detallado para la próxima semana... ¡en Disneyland! (Una gran metáfora)

En estas fechas tenemos mucho que agradecer a los Estados Unidos.

Para empezar, lograron ponerse de acuerdo para elevar un poquito más su techo de deuda (aquello ya es más alto que cualquier rascacielos), alejando con ello el apocalipsis inminente del sistema económico mundial -es sarcasmo, por supuesto.

Por si fuera poco y en un tema no menos importante, los mexicanos tenemos una razón adicional: con la destacada actuación de su selección de fútbol empujaron a la nuestra al repechaje para la justa mundialista que, sin merecimiento alguno y en uno de esos típicos casos de injusticia deportiva, todavía va a poder clasificarse si vencen a los kiwis en noviembre.

Para celebrar los acontecimientos, mi esposa, mi hijo y yo hemos decidido ir a festejar a Disneyland.

Estamos muy emocionados, hace mucho que no vamos y es la primera vez de mi hijo.
Además, para mí esta emoción involucra otro elemento: es una oportunidad sin precedentes para experimentar.

A continuación te explico a lo que me refiero; ojalá que también te parezca divertido y, sobre todo, didáctico.

¿Qué tiene que ver un viaje a Disneyland con la operación en el mercado Forex?

Siempre digo que para operar divisas y tener un éxito sostenido como trader hay que comprender profundamente el funcionamiento del mercado, ¿no?
Pues bien, ¿qué te imaginas que hice?
Para este viaje decidí comprender profundamente el funcionamiento de Disneyland de modo que pudiera diseñar un plan (muy) detallado y optimizar nuestro tiempo.

Suena coherente, ¿cierto?
Bueno, mi esposa no se convenció con tanta facilidad y quizás tú estés pensando en enviarme al psiquiátrico. No te culpo.

Ella ya tenía el teléfono en la mano para solicitar ayuda cuando le recordé las veces anteriores…
… y los interminables tiempos de espera en algunas atracciones -la fila del Space Mountain de verdad parece fila para ir al espacio-
… y el funcionamiento tan raro del FastPass -un boleto especial que puedes obtener de ciertos juegos de alta demanda y que te da la posibilidad de regresar al juego dentro de una ventana de tiempo y con un mínimo de espera; sólo puedes tener un FastPass activo en un momento dado, aunque descubrimos que hay tres o cuatro juegos que son la excepción-
… y la confusión que nos generó el concepto de Magic Morning -los que se hospedan en los hoteles de Disney y algunos otros afortunados podemos llegar una hora antes de la apertura oficial del parque, dependiendo del día de la semana-
… y los tumultos en las atracciones nuevas –Radiator Springs, el pueblito de la película Cars, parece un metro Hidalgo multicultural-
… y los restaurantes saturados…

Cualquiera que haya ido a Disneyland sabe exactamente a lo que me refiero.
De una manera sorprendente, la idea de ir a Disneyland suena tan bonita y tan simple como la idea de invertir dinero en el mercado de divisas: parece fácil salir ganando, parece diseñado a prueba de tontos… ¡y no lo es!

“¿De verdad quieres que nuestro hijo tenga esa primera experiencia en Disney?”, le dije.
“Te escucho, pero se breve”, dijo ella.

Muchos piensan en los mercados como si se tratara de un juego que todos jugamos; Robert Kiyosaki es uno de los famosos que respaldan este planteamiento.
Bajo esta perspectiva, la clave consiste en entender la reglas del juego y en considerar todas las variables que determinan su desarrollo, ¿cierto?

Y, ¿para qué queremos hacer todo esto? Para ganar el juego, claro está.

¿Qué es lo que ganamos en el mercado de divisas? Dinero, por supuesto.
¿Qué es lo que ganamos en Disneyland? ¿Diversión? No, no… ésa es la consecuencia (como lo es la independencia financiera en el mercado de divisas). Lo que en realidad ganamos jugando este juego que propongo es tiempo. Piénsalo.

Entonces, el meollo del asunto está en encontrar la manera de seguir las reglas considerando todas las variables posibles y diseñar un plan a partir de eso para ganar el juego, ¿no?

Por ponerte un ejemplo sencillo, para operar en cualquier mercado financiero elegimos los instrumentos que queremos operar en función de nuestro estilo como traders… pues bien, con las reglas del funcionamiento de Disney en mano -las que recuerdo y las que pude investigar- elegimos las atracciones, desfiles y juegos en función de lo que nos gusta y de lo que queremos experimentar y enlisté las características de cada una de ellas… como cuando analizamos la personalidad de cada uno de esos instrumentos.

Si hablamos de pares de divisas, hay que considerar costos de operación, volatilidad, rango diario, correlación, etc.; de la misma manera, si hablamos de atracciones entonces consideré tiempos de espera, duración, cercanía, si dispone de FastPass, etc.

Los límites de un plan

En este momento, a unos días de irnos, ya tengo un plan bastante detallado -en términos de secuencia, es decir, a dónde vamos primero y a dónde vamos después- para aprovechar al máximo el tiempo y poder disfrutar de casi todo (y de algo que no se parece a las largas filas que suele haber en cada atracción).

Claro está, en los mercados financieros todo puede pasar: tu plan de trading puede ser perfecto pero siempre he dicho que la gracia radica en poder adaptar tu plan a cualquier cambio o eventualidad que se te presente; después de todo, es solamente eso: un plan. No es un vaticinio, no es una predicción; es un simple conjunto de hipótesis.

Hay numerosas variables que están completamente fuera de tu control y es un síntoma de ingenuidad tratar de controlarlas (y un síntoma de demencia echarles la culpa).

Además, no sé cuál sea tu experiencia pero, cada vez que mi plan de trading no funciona como calculé, aprendo algo: a considerar algo que no consideré, a dejar de hacer algo, a comenzar a hacer algo más. Así me he mantenido los últimos ocho años de mi vida y los beneficios de ello los vivo todos los días.

Exactamente lo mismo pienso acerca del plan que diseñé para estas vacaciones: parece perfecto, por supuesto… pero mi experiencia “Disney” es limitada, estamos sujetos a a lo impredecible (el clima, mi hijo, nuestro estado de ánimo, cambios en los horarios, etc.)… y más me vale divertirme en el proceso, ¿no? 😀

Lo más importante de un plan

Por cierto, los que me conocen saben lo obsesivo que puedo llegar a ser en el seguimiento de mi plan de trading y en el establecimiento de los criterios que considero óptimos para operar. Es mi negocio, no concibo algo diferente a eso.

Sin embargo, aunque suene raro, no sólo gano dinero con toda esa obsesión sino que me divierto mucho haciéndolo.

Nunca pensé decirlo pero hay ciertos contextos en los que me divierte ser disciplinado. Parece paradójico… pero lo que me divierte es el proceso para serlo: analizar las variables, establecer las hipótesis, calcular los resultados.

Sé que no estoy solo en esto y por eso tengo el valor de admitirlo. Muchos grandes traders que he conocido comparten esta extravagante sensación.

De mi plan vacacional pienso lo mismo: lo más importante (en este caso, de hecho, es lo único importante) es divertirnos.
De eso no tengo la menor duda.

Es sólo que me pareció una extraordinaria oportunidad de experimentar. Después de todo, así fue como empecé a operar divisas: siempre he tenido habilidades para detectar patrones en el comportamiento humano (específicamente patrones lingüísticos) y quise adaptar esas habilidades a un contexto completamente diferente, el de los mercados financieros. El resto es historia.

No quiero decir que ahora me vaya a convertir en el planeador de vacaciones en Disney más famoso de la comarca, por supuesto.
Es sólo un experimento. Ya te contaré cómo nos va. 😀

Mientras tanto, te envío saludos y te deseo un buen trading.
(Me cuidan al mercado en mi ausencia; no me lo vayan a descomponer, ¿eh?) 😉

 

Mi Programa Educativo: Desde que fundé ForexIQ Pro he mantenido el mismo precio mensual de $29 USD por una educación formal y completa en todos los temas relevantes al trading de divisas, mis métodos, mis análisis semanales y nuestro foro exclusivo. Hay gente que gasta 100 veces más en “cursos” y todavía no ha aprendido nada. – Haz clic aquí para enterarte de los detalles.

{ 6 comments… read them below or add one }

Fernando

Saludos Omar, y es de mas desearte la mejor de las suertes con solo leerte he sabido que eres uno de los mejores planificadores y de exito! un día estaré en tu equipo de alumnos y como siempre te lo digo es una promesa! solo te quiero decir que con lo que sucedio en la USA me volví a venir al piso!

Te sigo leyendo!
Felices vacaciones!

Fernando

Reply

Omar

Para hacer frente a este tipo de movimientos se necesita mucha experiencia. De por sí no es fácil hacer cálculos en escenarios “normales”, mucho menos bajo condiciones tan especiales.

A pesar de todo, en mi grupo nos fue espectacular precisamente por eso: en mi análisis semanal del domingo utilicé el USDX para calcular la dirección del USD (tomando en cuenta la decisión del techo de la deuda) y detecté un par de oportunidades en el USDCHF y en el USDCAD que funcionaron de una forma extraordinaria. Claro… llevo demasiado tiempo haciendo esto y sé que no es simple.

Aquéllos que pensaron que una solución en el congreso significaba que el USD se apreciaría de inmediato… obviamente se fueron por el camino más fácil del razonamiento que usualmente es el equivocado. Así las cosas.

Te mando un saludo.

Reply

agapito gutierrez

omar que bien que encuentras formas y detalles hasta para unas vacaciones por eso te va bien en lo q planeas , no sabes lo q me has enseñado al platicar tu forma de ser y como quiero adaptarme al trade de takl forma como lo haces. se que cada individuo piensa diferente pero por algo estas en esto para tratar de enseñarnos lo q a ti te a dado resultado. gracias por compartir tus cosas gracias felices vacaciones.

Reply

Omar

Gracias a ti, Agapito. Ya estás en el camino y estás avanzando en él. Mantén la disciplina y sigue aprendiendo todo lo que puedas. ¡Un abrazo!

Reply

maximo

felicitaciones omar q tengas muy buenas vacaciones y mucha suerte en todo lo q te propongas.

saludos.
maximo gonzales

Reply

Omar

Gracias, Máximo. ¡Un saludo para ti!

Reply

Leave a Comment